Muchos dicen que al abandonar nuestro cuerpo terreno vemos a través de nuestros ojos la fugacidad de la vida como un juego de luces extraño y hermoso. Una suerte de despedida de nuestro ser corpóreo, para alcanzar así, lo que se encuentra detrás del enigmático velo de la muerte. Durante toda mi vida pensé que, llegado el momento de mi último suspiro, Eso era lo que iba a suceder.

leer más